Inicio > Cultura de Defensa > EL ÚLTIMO INFORME PERICIAL EXCULPA A LOS PILOTOS DEL COUGAR
Cultura de Defensa
4/22/2010
EL ÚLTIMO INFORME PERICIAL EXCULPA A LOS PILOTOS DEL COUGAR

ABC.es 19/04/2010 Paloma Cervilla

 

EL ÚLTIMO INFORME PERICIAL EXCULPA A LOS PILOTOS DEL COUGAR

 

Militares reconocen en el texto que no contaba con “detectores de lanzamiento o de aproximación de misiles”.

 

El último informe pericial, solicitado por el Juzgado Territorial número 11 y realizado por un comandante de Infantería y otro de Artillería, designados por el Jefe del Estado Mayor del Ejército, es muy claro en lo que se refiere a la exculpación de los pilotos.

 

Antes de llegar a esta conclusión, reconocen que “sin que se pueda conocer a ciencia cierta la causa exacta del siniestro, se puede concluir que se descarta un ataque directo  exterior por elementos hostiles y un fallo mecánico. El accidente se produjo por la concurrencia de una serie de factores contribuyentes relacionados con la situación en la zona de operaciones, el procedimiento de vuelo, la misión en ejecución, factores humanos, las condiciones metereológicas o cualquier hecho imprevisto”. Por tanto, no se llega a “conclusión alguna sobre las posibles causas, sin poder contar con datos para descartar el fallo mecánico ni la posibilidad de un ataque”.

 

COMENTARIO de juan soldado

Es decir, ni blanco ni negro, sino todo lo contrario; ni pobre ni rico, sino todo lo contrario.

 Tres aspectos es posible comentar en este caso: el fallo mecánico, el fallo humano y el ataque exterior; esta última suposición, peligroso sólo pensar en admitirlo, nos lleva a otra interrogante: ¿pudo producirse uno “interior”?; difícil porque sería de uno de los soldados que iban en el helicóptero, de modo que, no obstante su inclusión –tal vez por cerrar el círculo de posibilidades- vamos a desterrarla.

 

Del informe realizado por los comandantes “designados por el Jefe del Estado Mayor del Ejército” –y de los que no cabe dudar en absoluto en cuanto a su imparcialidad y capacidad técnica- se extraen conclusiones, si no contradictorias, sí que se eliminan entre sí: Por un lado descartan el fallo mecánico y el ataque exterior; es de suponer que en el informe se expondrán razones de peso e irrebatibles para tal afirmación. La noticia comentada no dice nada de “parece correcto descartar” u otras expresiones similares, sino que es una declaración tajante: se descarta.

 

Por otra parte, al exculpar a los pilotos, también están descartando el tan socorrido, lamentable y repetido fallo humano. ¿Qué queda, entonces? ¿El arcano, el misterio? Los helicópteros, como toda máquina, está sujeto a las condiciones atmosféricas, como puede ser el viento y su posible influencia a la hora de que no pueda tener fuerza suficiente para contrarrestar un “bache” de aire. Admitido.

 

Sin embargo, si se descartan todas esas posibilidades que, parece, abarcan las posibles de un modo total, también parecería que está sobrante la afirmación de que no disponía de “detectores de lanzamiento o de aproximación de misiles”. O es una redundancia sospechosa o nos trae a la memoria aquello de (más o menos) “excusatio non petita acusatio manifesta”.

 

Pero lo que llama más la atención es por qué se designa una comisión de técnicos que no pertenecen a la casa fabricante del helicóptero. Sin poner en duda, se repite, la capacidad de los nombrados, no es que no esté de más, sino que parece lo obligado que técnicos de la empresa que lo ha fabricado inspeccionen los restos de la aeronave derribada (o caída, si se quiere) y emitan un informe alternativo que el más mínimo sentido común indica que será determinante.

 

Y, por último y sobre todo, queda sin resolver el aspecto puramente militar de este caso. Si, de acuerdo con todos los datos y deducciones oídos y leídos, el helicóptero sufrió un accidente, ¿por qué el otro procedió a efectuar una maniobra de evasión que le llevó a sufrir otro con los consiguientes exposición y peligro? ¿por qué no realizó lo que parece también obligado y que es un aterrizaje para auxiliar al primero?

 

Si no fue corregido, sería muy interesante conocer las razones -que deberán constar en algún lado- que avalaron esta decisión puramente militar.

 

Desconozco si, conforme a las más elementales normas de actuación en el mundo de la navegación aérea, algún equipo del fabricante ha actuado en este caso, pero, visto que en principio no presenta ninguna de las características que induzcan a aplicar la reserva correspondiente al secreto, alguien debería exigirlo y arrojar toda la luz posible.

 

Y es que, si admitimos todo lo contenido en el informe, con sus aparentes contradicciones o contrasentidos, la conclusión no puede ser otra que, ese arcano, ese misterio, sólo tiene una causa y fundamento: razones políticas.

 

Malo, porque la política debe de terminar cuando el Parlamento autoriza los presupuestos o las misiones de los militares. ¿O será que, todavía, se quiere ocultar que lo de Afganistán no es una en zona de guerra? ¿Se pondrán las vidas de los militares al servicio de los intereses de una formación política?

 

¿Acaso alguien teme las posibles conclusiones de los técnicos independientes de la empresa fabricante? Excesivo, inadmisible e intolerable de todo punto. 

 

 


ABC 19/04/2010 Paloma Cervilla. Comentario de juan soldado


Toda documentación así como artículos de opinión presentes en esta web tienen derechos de autor - Asociación de Militares Españoles
ODM.es