Inicio > Cultura de Defensa > Francisco tendrá que esperar
Cultura de Defensa
8/9/2017
Francisco tendrá que esperar

  • PABLO OJER PAMPLONA

Francisco tendrá que esperar

Los ayuntamientos liderados por Bildu se niegan a colocar recordatorios por las víctimas del terrorismo de ETA

Esta tarde, Berriozar recordará a Francisco Casanova, un vecino de la localidad asesinado en un atentado terrorista hace 17 años. Bueno, todo Berriozar, no. Porque el alcalde, la máxima representación de los vecinos, no acudirá al acto que tendrá lugar, como cada año, en la plaza Eguzki. Bildu ni tan siquiera ayudará a que los demás vecinos le recuerden. De momento, no colocará la placa que el Gobierno de Navarra invitó a situar en cada lugar donde se haya cometido un atentado de ETA a pesar de que fue aprobada por la mayoría del pleno municipal. Los vecinos de la localidad tendrán que conformarse con la placa que el año pasado colocaron concejales de UPN y del PSN.

EFE17 años del asesinato Francisco Casanova fue asesinado el 9 de agosto de 2000 en el garaje de su casa, en Berriozar. El entonces subteniente del Ejército de Tierra (abajo) volvía a casa para comer cuando un terrorista le pegó varios tiros en la cabeza. A la izquierda, familiares de víctimas descubren el monumento denominado «Puerta de la Libertad», en el acto de inaguración el 9 de agosto de 2005

Sus ayuntamientos se niegan a recordar a los vecinos que han sido asesinados por ETA. Incluso, como es el caso de Berriozar, prefieren homenajear a los terroristas que salen de la cárcel, como sucedió el pasado 27 de junio, cuando el teniente de alcalde de la localidad, Alfonso Arnesto, se abrazó efusivamente al terrorista Iñaki Lerín tras salir de prisión.

El ejemplo más flagrante de este desprecio de Bildu a las víctimas se dio el pasado 30 de mayo. En la localidad navarra de Sangüesa, gobernada por una agrupación local, se colocó la primera placa en el lugar donde fueron asesinados Julián Embid y Bonifacio Martín. Ese mismo día se conmemoraba el aniversario del asesinato a manos de ETA del niño Alfredo Aguirre, de tan sólo 13 años, y del Policía Nacional Francisco Miguel Sánchez. Mientras en Sangüesa la placa promovida por el Gobierno se unía al monolito instalado hace años, en la calle Bajada de Javier de Pamplona, nada indicaba que junto a ese portalón plagado de pintadas fueron asesinados un niño de 13 años y un Policía Nacional.

Coste de las placas

El alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, aseguró el pasado 29 de junio que antes de fin de año «se van a colocar placas en memoria de víctimas de ETA en nuestra ciudad». También es cierto que las ayudas que concede el Gobierno de Navarra para la colocación de las placas, que puede suponer la subvención total del gasto, termina a final de año. Este periódico ha consultado el coste económico que puede suponer la colocación de la placa y, según el material que se emplee, el desembolso sería de entre 70 y 200 euros. Es una cantidad irrisoria si se compara con los 4.000 euros que cada año el Ayuntamiento de Echarri Aranaz concede a familiares de los presos de ETA.

Pero lo cierto es que, hasta este momento, los ayuntamientos de Bildu son los únicos que no están colocándolas en sus municipios.

Petición de Covite

Tras la aprobación de la iniciativa en el Parlamento de Navarra en junio de 2016, y después de la petición realizada por el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) a comienzos de este año, en abril de 2017 el Gobierno de Navarra, a través de la Dirección General de Paz y Convivencia envió una carta a los ayuntamientos donde se han producido asesinatos de ETA sugiriéndoles la colocación de placas en el lugar de los atentados siempre que fuera posible en el punto y de acuerdo con las familias de las víctimas, «Desde el respeto más absoluto a la soberanía de cada corporación para adoptar la decisión que estime oportuna atendiendo al clima de convivencia del municipio y a las circunstancias que concurren en cada caso», afirmaba el director general de Paz y Convivencia, Álvaro Baraibar, en la misiva.

El Gobierno se ofrecía para aclarar cualquier duda e, incluso, como intermediario con los familiares de las víctimas. Además, proponía que la placa se colocase en un pequeño acto a celebrar en el aniversario del asesinato. Desde entonces, los ayuntamientos de Bildu donde han tenido lugar aniversarios (Pamplona, Leiza y hoy Berriozar) no han querido colocar la placa. Los consistorios navarros donde no gobierna la izquierda abertzale, Sangüesa, Lumbier y Burguete, sí han puesto dicha placa.

La próxima cita donde Bildu podrá mostrar un mínimo de sensibilidad será en Estella. El día 21 se conmemorará el 29 aniversario del asesinato de los guardias civiles Antonio Fernández y José Antonio Ferri.


ABC 09/08/2017


Toda documentación así como artículos de opinión presentes en esta web tienen derechos de autor - Asociación de Militares Españoles
ODM.es